Comprueba si tu dieta le está sentando bien a tu cuerpo

Hoy en día muchas de las dietas se basan en la fuerza de voluntad para seguirlas y nos encontramos contínuamente luchando contra el hambre y contra cientos de antojos que nos acechan continuamente. Nos vamos a la cama soñando con comida, se nos van los ojos cuando pasamos por los escaparates de las pastelerías, nos sentimos cansados y desanimados… ¿Crees que una situación así se puede mantener en el tiempo?

Una dieta así es poco probable que podamos mantenerla a largo plazo. Fallaremos y eso nos hará sentirnos culpables. Y no sólo eso. En muchas ocasiones suponen una carga extra de estrés para nuestro cuerpo por lo que nuestro deseo de llevar una vida más sana acaba volviéndose en nuestra contra.

Hay que aprender a escuchar los mensajes que nos manda nuestro cuerpo. Una manera de hacerlo, como se propone en Metabolic Effect (www.metaboliceffect.com), es chequear periódicamente tres parámetros: Hambre, Energía y Antojos/Ansiedad (en inglés HEC: Hunger, Energy and Cravings). Una vez a la semana pregúntate:

– ¿He pasado hambre esta semana? ¿O me he sentido satisfecho la mayor parte del tiempo?

-¿He tenido suficiente energía? ¿O he ido “arrastrándome” a lo largo de la semana?

-¿He tenido antojos a lo largo de la semana? ¿Me he avalanzado sin control al bote de helado que sabía que tenía en la nevera? ¿Ha sido la tentación de comer ese pastel demasiado fuerte para superarla?

Si hay alguno de estos factores no están en orden es que hay algo que no estamos haciendo bien. No es un problema de la voluntad exclusivamente. Hay un componente hormonal importante. Cuando las hormonas están desequilibradas, la dieta que estamos siguiendo está condenada a fracasar. Tu cuerpo te está enviando mensajes indicando que seguramente haya algo que no le está sentando bien.

Dependiendo de cómo sea tu dieta, tu nivel de actividad o de estrés, tus costumbres y muchos otros aspectos, tu cuerpo tendrá unas necesidades diferentes. No hay una dieta mágica que sirva para todos. Hay que tener un espíritu detectivesco para encontrar la dieta que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Si estás siguiendo algún tipo de dieta o régimen prueba esta semana y chequea como está tu HEA (hambre, energía, antojos/ansiedad). ¿Qué mensaje te está enviando tu cuerpo?