Grasas buenas contra grasas malas. La película

Lo hablábamos en el anterior post, la grasa es buena para nuestro organismo. Ahora bien, hay grasas y grasas.
En este post vamos a intentar entender qué tipos de grasas existen y cuales son las buenas y las malas de esta película.

Grasas saturadas

Tienden a ser sólidas a temperatura ambiente: lácteos, grasas animales, grasas tropicales: coco y palma. (Leche materna >50% grasa, fundamentalmente saturada). El asunto de las grasas saturadas ha sido otra de las grandes controversias de los últimos estudios de nutrición. Si hace unos años se consideraba todo este grupo como pernicioso, ahora se distinguen diferencias entre unas grasas saturadas y otras. Es recomendable por ejemplo el aceite de coco extra virgen y -en su justa medida- se pueden consumir grasas lácteas (en todo caso es importante abandonar la idea de los lácteos desnatados, como ya contamos en este post, lo que quitamos de grasa lo ganamos en azúcares y otras sustancias).

Poliinsaturadas.
Tienden a ser líquidas a temperatura ambiente:

  •  Omega-6: casi todos los aceites vegetales, algunos aceites de semillas, lácteos y carnes comerciales (por la dieta de los animales). Tomadas en exceso tienen efectos pro-inflamatorios.
  • Omega-3: pescado de agua fría, aceite de lino, algunas semillas y frutos secos, algunas grasas animales. Tienen efectos anti-inflamatorios, por lo que es importante incluirlos en la dieta.

Insaturadas

Aceite de oliva, aguacate, almendras, maní, otros frutos secos. También
son muy saludables y no deben faltar en una dieta sana. El aceite de oliva extra virgen es uno de los aceites más valiosos para nuestra salud, sus poderes antiinflamatorios y su potencial para regular el colesterol puede ayudarnos a prevenir enfermedades. Pero es muy importante que no usemos el aceite de oliva a altas temperaturas ya que se oxidará y no sólo perderá sus propiedades si no que expondremos a nuestro cuerpo a partículas oxidantes y radicales libres.

Grasas trans y grasas hidrogenadas, las malas de la película.
Vuelvo a insistir que las grasas trans, o las grasas parcialmente o totalmente hidrogenadas, que se encuentran en muchos de los productos industriales (bollería, alimentos procesados, comida precocinada, salsas, etc.) son MUY dañinas para la salud.

¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans se producen al transformar los aceites líquidos en sólidos añadiendo hidrógeno o a través del horneado. Nuestro cuerpo no es capaz de metabolizar bien este tipo de grasas, pero la industria alimenticia las usa porque son muy útiles a la hora de mantener los productos frescos más tiempo.

¿Por qué son malas?

Nuestro cuerpo percibe estas grasas como moléculas saturadas aunque estas no lo son. Las membranas celulares utilizan las grasas saturadas para su protección dado que estas grasas son resistentes a la oxidación. Las células confunden las grasas trans y las incorporan a sus membranas, pero éstas grasas sí tienen una alta tendencia a la oxidación provocando la oxidación y el envejecimiento de las células en vez de protegerlas.

Si esto fuese poco, las grasas trans actúan como inhibidoras del colesterol bueno, bloqueando así la eliminación del colesterol malo.


Incluye en tu dieta a diario las grasas más saludables: aceite de oliva, aceitunas, aguacate,frutos secos, semillas, coco, pescado azul.

Deja tu comentario a continuación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *