Intestino y sistema inmune

El intestino es la principal puerta de entrada a nuestro organismo. A través de su mucosa los nutrientes que necesitamos pasan a nuestro torrente sanguíneo. Por eso es tan importante tener un buen sistema de vigilancia que discrimine qué puede pasar y qué no.

Gran parte de nuestro sistema inmune se encuentra repartido por todo nuestro aparato digestivo ejerciendo esa función de vigilancia. A diario se ve expuesto a una gran cantidad de moléculas que vienen principalmente de lo que comemos. Puede ocurrir que una de esas moléculas sea etiquetada como “mala” por nuestras defensas. Cuando ingiramos un alimento que contenga esa molécula, ésta generará una respuesta en Misc_pollen_colorizednuestro sistema inmune, activándolo y desencadenando lo que llamamos un proceso inflamatorio. Este proceso puede manifestarse de distintas maneras. La forma más visible y reconocible es la reacción alérgica que todos conocemos: rash cutáneo, picores, edema en la cara, lengua, etc., y que puede ser potencialmente grave e incluso mortal en pocos minutos.

Existe otro tipo de respuesta inflamatoria más sutil y que puede costar más detectar, ya que los síntomas pueden ser más indirectos, tardíos y no  siempre es fácil relacionar con la comida: migrañas, dolores articulares, alteraciones del estado de ánimo, etc.

No hay que subestimar estas reacciones. Un sistema inmune hiperactivado generando un proceso inflamatorio crónico puede degenerar en enfermedades crónicas como enfermedades autoinmunes (lupus, artritis reumatoide, tiroiditis, etc), cardiopatía y enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, obesidad, depresión, ansiedad e incluso cáncer.

Una buena alimentación que aporte los nutrientes que necesitamos es imprescindible. Pero también lo es reconocer y eliminar aquellos alimentos que pueden estar haciéndonos  daño, así como reparar nuestra mucosa intestinal que funciona como nuestra primera línea de defensa. No dudes en consultarnos si crees que necesitas ayuda para ello.

Deja tu comentario a continuación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *