¿Nueces? sí, gracias

 

Para mí las nueces entran en lo que yo llamo Alimentos de Oro puesto que contienen nutrientes extremadamente saludables. Los frutos secos, como las almendras y las semillas, como las de lino,  son un buen ejemplo de este tipo de alimentos. Deberíamos incluirlos en nuestra dieta a diario.

Las nueces en particular son una fuente maravillosa de antioxidantes, vitamina E (en forma de gamma tocoferol), minerales tales como manganeso, cobre, fósforo y magnesio y ácidos grasos monoinsaturados. Las nueces son unas de los pocos frutos secos que contienen ácidos grasos omega-3; de hecho son la principal fuente no procedente del pescado, así que vegetarianos, tomad nota. Contiene además proteínas con alto contenido en Arginina, un aminoácido con efectos cardiosaludables entre otros.

Todos estos componentes hacen a las nueces especialmente beneficiosas para:

  • Sistema cardiovascular: ayudan a mejorar lo que los médicos llaman el perfil lipídico: bajan el colesterol malo y suben el bueno. Además previenen la formación de coágulos y disminuyen la inflamación.
  • Control del peso: contrariamente a lo que muchos piensan, se ha visto que tomar unos 30g de nueces al día, por su alto contenido en nutrientes saludables y su perfil antinflamatorio por los omega-3, tiene un efecto favorable en nuestro metabolismo a la vez que es saciante, lo que favorece el control del peso.
  • Síndrome Metabólico: se trata de un cojunto de “problemas” que todos juntos aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares; es una combinación de hipertensión arterial, problemas con el azúcar, colesterol alto y obesidad abdominal. Se ha comprobado que tomar un puñado de nueces al día mejora muchos de estos parámetros y, lo que es importante y preocupa a muchos, SIN ganar peso.
  • Cáncer: por sus efectos antioxidantes y antinflamatorios también ayudan a prevenir y son un buen soporte en el tratamiento del cáncer.

¿Has visto de qué manera tan simple puedes añadir una bomba de nutrientes a tu dieta?