Probióticos, qué son y para qué sirven

Cuando escuchamos la palabra bacteria pensamos en algo que produce enfermedades. Pero no todas las bacterias son malas. El cuerpo humano contiene millones de bacterias. La mayoría se encuentran en el aparato digestivo y en la piel. Hay bacterias “buenas” que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse sano. Los probióticos son algunas de estas bacterias y otros microoragnismos vivos que han demostrado ser beneficiosos para nuestra salud.
No se sabe exactamente cómo “funcionan”. Algunos de los efectos que pueden tener son:
– Mantiene activo el sistema inmune.
– Producen sustancias antimicrobianas que ayudan a inhibir el crecimiento de bacterias “malas”.
– Inhiben o destruyen toxinas.
– Sintetizan lagunas vitaminas y nos ayudan a absorberlas, por ejemplo la vitamina B12.
Los probióticos pueden encontrarse en algunos alimentos fermentados, como los yogures (pero los de verdad, no en otros postres lácteos), el miso, el tempeh, chucrut, etc. También se pueden tomar en suplementos.
Hay muchos tipos de bacterias y otros tipos de microorganismos que se incluyen dentro del término probióticos pero los más comunes son:

– Lactobacilos
– Bifidobacterias
– Saccharomyces boulardii.

Los principales usos de los probióticos incluyen:

– Síndrome del Colon Irritable, especialmente algunas cepas de Bifidobacterias y Saccharomyces boulardii.
– Enfermedad Inflamatoria Intestinal que incluye la Colitis Ulcerosa y la Enfermedad de Crohn.
– Diarreas infecciosas, como la diarrea del viajero.
– Diarrea tras uso de antibióticos.

El consumo de probióticos es considerado seguro; sin embargo consulta a tu médico en caso de defensas bajas, en ancianos o si estas tomando alguna medicación.E coli Ag Res Mag